Tierra Bobal

booked.net

La Valencia interior donde el bosque abraza al viñedo

La comarca con la mayor concentración de bosques de la Comunitat Valenciana, vertebrada por el rio más limpio de Europa, con dos parques naturales y reconocida como Reserva de la Biosfera, constituye un patrimonio natural único y un tesoro desconocido para muchos valencianos.

En el mediterráneo continental, a un paso del sol y playa. Aquí el mar es de viñedos y el sol es el abrigo del invierno…Una meseta alta…donde el bosque abraza al viñedo”. Así explica su territorio Tierra Bobal, el nombre que la comarca Utiel Requena ha escogido para recibir a sus visitantes y turistas, un destino turístico en el que la Tierra y sus recursos son protagonistas.

Pocos destinos de interior concentran tanta riqueza natural como Tierra Bobal, un territorio ubicado al oeste de la provincia de Valencia compuesta por nueve municipios (Camporrobles, Caudete de las Fuentes, Chera, Fuenterrobles, Requena, Sinarcas, Utiel, Venta del Moro y Villargordo del Cabriel).

Hablar de esta tierra, es hablar del Cabriel, el rio más limpio de Europa y de la mayor concentración de bosques de la Comunitat Valenciana. Tierra Bobal es un mosaico de ecosistemas: los Parques Naturales Hoces del Cabriel y Chera-Sot de Chera, la Reserva de la Biosfera Valle del Cabriel, las micro-reservas de flora, la Sierra Negrete, el Molón, la Sierra del Remedio, las Hoyuelas, la Fosa. Cascadas, fuentes y manantiales… Este pulmón de Valencia da vida también a una amplia variedad de especies cuya contemplación supone otro de los principales atractivos de la visita: Jabalíes, ciervos, corzos, cabras montesas, águilas y búhos reales, nutrias y truchas… 

Tierra Bobal es el nombre de un destino turístico único, que integra naturaleza, patrimonio vitivinícola y gastronomía, pero también historia, tradiciones y cultura.  Una experiencia completa para descubrir los innumerables reclamos paisajísticos y patrimoniales de cada uno de los municipios, con decenas de rutas y senderos perfectamente delimitados por todo el territorio. El paisaje ganadero del itinerario cultural ‘Camino de las Teñás’, la microreserva de flora o la ruta íbera y el yacimiento de El Molón en Camporrobles; las encinas centenarias y el yacimiento arqueológico Los Villares – Kelin en Caudete de las Fuentes; el parque natural Chera-Sot de Chera, la ruta de los tres picos, el Reatillo o el barranco del agua en Chera; las ruta del Telégrafo y de los árboles monumentales en Fuenterrobles; las microreservas de flora de Los Lavajos y Las Hoyuelas o los parajes de El Charco Negro y La Toba en Sinarcas; Las Pilillas, el paraje de San Blas o las callejuelas del barrio medieval de La Villa en Requena; El Remedio, el Negrete, El Hontanar o las bodegas subterráneas de Utiel; la Reserva de la Biosfera del Valle del Cabriel, con Los Cuchillos y Las Hoces en Villargordo del Cabriel y Venta del Moro son solo algunos de los cientos de recursos naturales de una tierra en la que también se cruzan el Camino de la Vera Cruz o el Camino de Santiago y que concentra tantas posibilidades como perfiles de visitantes, en su mayoría capitalizadas  por la Ruta del Vino Utiel-Requena, que concentra gran parte de las bodegas, comercios especializados, enotecas, hoteles, casas rurales, restaurantes y empresas de turismo activo, ofreciendo la posibilidad de planificar rutas personalizadas.

Una amplia e interesante oferta de restauración y alojamiento en todos los municipios de Tierra Bobal facilita la planificación de experiencias únicas para públicos muy diversos que, desde excursiones de una jornada a estancias de varios días, nos permiten descubrir rincones y lugares que aguardan nuestro compromiso con su valoración y conservación. Una experiencia de valor muy próxima a nosotros.

Lejos de perseguir un crecimiento turístico de grandes cifras, los vecinos de Tierra Bobal quieren desarrollar un modelo sostenible que mejore su calidad de vida y la de su entorno, ofreciendo a sus visitantes una experiencia memorable. El argumentario de Tierra Bobal nos narra, desde su espíritu, sus diferentes atractivos y el tipo de turismo que desean: “Queremos ser el lugar escogido por quienes quieran conocernos. Que quieran amanecer con el canto del gallo y llamar a nuestra puerta para que les atendamos. Queremos enseñarles cómo trabajamos la tierra y acompañarlos monte arriba caminando o pedaleando. Que salgan al fresco en verano y almuercen embutido asado al fuego del sarmiento. Que aprendan cómo se elabora nuestro vino y que lo disfruten luego. Que hablen con nosotros, que nos pregunten cómo somos y por qué somos como somos. Queremos que nuestra tierra les cale. Y queremos aprender de dónde vienen y cómo se sienten, que su visita nos haga mejores. Queremos un turismo tranquilo y sostenible. Fuimos lugar de paso y queremos seguir siendo lugar de intercambios, escogido por turistas comprometidos y cómplices, que nos miren con respeto, igual que nosotros a ellos”.