Tabarca, atardeceres dorados al vaivén de un mar de cristal

booked.net
booked.net

Una fusión de tradición y belleza, es lo que representa esta ubicación privilegiada del Mediterráneo. La isla poblada más pequeña de España reúne todos los ingredientes para hacer de ella un lugar más que perfecto para disfrutar del sol y la playa, con el rubor del mar, y los recuerdos de un antiguo pueblo de pescadores. Sus costas de 1.800 metros de longitud recogieron un refugio de piratas berberiscos, entre otras de las muchas historias que sus murallas han albergado, unas construcciones que han sido declaradas Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural. Siendo la única isla habitada de la Comunidad Valenciana, se ha convertido en una de los rincones favoritos de la ciudad de Alicante a la que pertenece. A la isla se pude acceder desde diferentes puertos del litoral, como el de Alicante, Santa Pola, Torrevieja, Benidorm o El Campello.

Pero no es sólo su historia y la belleza de sus aguas la que reúne a visitantes y alicantinos en este enclave, sino también su tradición culinaria. No hay que olvidar que gracias a su costumbre marinera, Tabarca reúne la mejor gastronomía de la terreta, donde el producto del mar es el protagonista. Podrás disfrutar del tradicional caldero de la localidad, un delicioso plato de arroz, que se acompaña con una fuente de pescado, generalmente «gallina», al que se le introducen ligeros toques de alioli, para el deleite de cualquier visitante. Además, de los platos de arroz más tradicionales de la zona como el arroz del senyoret o el arroz a banda. La diversión durante la estancia en la isla está asegurada. Las actividades acuáticas son una de las opciones populares y más gratificantes.

Desde la práctica del snorkel por sus aguas turquesas hasta paddel surf, hay actividades variadas para poder disfrutar de una jornada de ocio que se quedará en el recuerdo. Si quieres bucear ten en cuenta que tendrás que solicitar permiso previo, ya que la isla y sus aguas están declaradas Reserva Natural. Tu visita puede ser expres, de ida y vuelta en el mismo día, aunque si deseas alargar tu estancia, la isla dispone de varios hoteles donde poder alojarte en este enclave privilegiado de la Costa Blanca. Seguro quedarás encantado con todo lo que este rincón mágico puede ofrecerte: atardeceres dorados, mar de cristal y experiencia gastronómica de altura.

¿Qué te apetece hacer?

Descubre nuestros destacados en alojamientos, gastronomía, deporte y cultura del municipio