Monumental y cuna del poeta Miguel Hernádez

ORIHUELA

booked.net
booked.net

Esta ciudad está declarada como Conjunto Histórico Artístico desde el año 1969 y atesora una gran riqueza arquitectónica. En el terreno cultural la huella del gran poeta sigue estando muy presente

Orihuela es una ciudad monumental, con un casco urbano declarado Conjunto Histórico Artístico desde el año 1969 y también es la ciudad que vio nacer a Miguel Hernández. Su monumentalidad y la huella del poeta marcan el carácter de esta ciudad rodeada de huertas y con el mar Mediterráneo bañando sus costas, aunque el casco urbano está unos cuantos kilómetros tierra adentro.
El recorrido por la capital de la Vega Baja puede empezar perfectamente por el Colegio Diocesano de Santo Domingo, que está junto a la Puerta de Crevillente, la antigua entrada a la ciudad. Este colegio es el Bien de Interés Cultural más grande de la Comunidad Valenciana, lo que le ha valido el apodo de El Escorial del Levante. A lo largo de la historia, ha sido convento, universidad y colegio. Además, fue la primera Biblioteca Nacional de España. Ya por fuera llaman la atención sus tres portadas. Por dentro, se puede ver el Claustro Mayor y el Claustro de la Universidad, de estilo renacentista y barroco.
Junto a Santo Domingo se encuentra la casa natal de Miguel Hernández. En primer lugar, se accede al centro de interpretación, donde un vídeo explica parte de la vida del poeta y se reproduce la única grabación sonora de su voz. En ella, Miguel Hernández recita su poema «Canción del Esposo Soldado». Después, se pasa a visitar la casa, que está justo enfrente, en la que el poeta vivió con sus padres y hermanos. Se conserva en muy buen estado y en ella podemos observar cómo era una vivienda tradicional de principios del siglo XX. La casa, además de las diferentes habitaciones, cuenta con un patio, un cobertizo donde se encontraban las cabras y un huerto. En esta casa se inicia la Ruta Hernandiana, que recorre los principales lugares de la ciudad que están relacionados con Miguel Hernández y su obra.

Casa del poeta,

Otros monumentos que hay que ver en Orihuela es la Catedral del Salvador y Santa María, de estilo gótico. Su construcción empezó en el siglo XIII sobre una antigua mezquita. El Palacio Episcopal que alberga el Museo Diocesano de Arte Sacro. El Palacio Sorzano de Tejada que es el Museo de Fundación Pedrera, por lo que en el edificio se pueden ver varias exposiciones de arte. Tampoco hay que perderse la Iglesia Parroquial de las Santas Justa y Rufina, en cuya torre se puede observar uno de los relojes más antiguos de España; la Iglesia Parroquial de Santiago, de estilo gótico; el Santuario de Nuestra Señora de Montserrate, de los siglos XVIII-XIX; y el Real Monasterio de la Visitación y de Santa María. Todos estos edificios están catalogados como Bienes de Interés Cultural.
También vale la pena acercarse al Museo de la Muralla. Situado en el sótano del edificio Casa del Paso, en el campus de las Salesas de la Universidad Miguel Hernández, el museo recoge elementos históricos de gran importancia para la ciudad: su antigua muralla, viviendas islámicas, baños árabes, restos de un palacio gótico y de la Casa del Paso. Además, interesantes conjuntos cerámicos, entre los que destacan cerámicas y lozas de los siglos XVII y XVIII, lozas mudéjares y cerámicas islámicas con variedad de formas y decoraciones.

En el conjunto de esta ciudad monumental, tiene una relevancia especial su Semana Santa, que está declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional. Cuenta con su propio museo, en el que se conservan imágenes pertenecientes a siete cofradías y hermandades, con obras de Nicolás de Bussi, Salzillo, Coullaut-Valera, Enrique Galarza, Víctor de los Ríos o Quintín de Torre. Además, exhibe una talla gótica de Nuestra Señora de las Mercedes.
Otra de las fiestas importantes de Orihuela es la de los Moros y Cristianos, que también tienen su propio museo, en él se conservan trajes festeros, instrumentos musicales y carteles anunciadores de las fiestas. El museo se completa con una amplia vitrina para la exposición temporal de materiales arqueológicos de la cultura islámica y cristiana bajomedieval.

Santo Domingo.

Murales de San Isidro

A las afueras de Orihuela se encuentra el barrio de San Isidro. En 1976, un grupo de personas decidieron hacerle un homenaje a Miguel Hernández pintando murales en su honor en las paredes de las casas. Estos quedaron en abandono, hasta el año 2012, se volvió a recuperar esta actividad. Desde entonces, se han ido pintando murales en las diferentes calles, contando en la actualidad con más de 200. Buena parte de estos murales están dedicados a la obra de Miguel Hernández y la época en la que él vivió.

Palmeral de Orihuela

Para terminar la visita a Orihuela con un espacio natural, podemos ir al Palmeral, considerado el segundo más grande de Europa, por detrás del Palmeral de Elche. Este espacio, de origen árabe, tiene más de 65.000 metros cuadrados.
Es una ciudad cargada de historia que siempre sorprende al visitante y que cuenta con una gastronomía basada en la huerta, que tampoco hay que perderse.

El Palmeral.

¿Qué te apetece hacer?

Descubre nuestros destacados en alojamientos, gastronomía, deporte y cultura del municipio