La Llosa, riqueza natural a orillas del Mediterráneo

La Font Redona, manantial de agua natural, un gran valor

booked.net
booked.net

A su playa natural, sin edificaciones, se unen diferentes parajes naturales con manantiales de agua

La provincia de Castellón está repleta de pequeñas joyas para cualquier visitante a veces eclipsadas por los grandes destinos turísticos que, al fin y al cabo, no dejan de ser la oportunidad para municipios como La Llosa de presentarse ante quienes quieren profundizar en un territorio lleno de oportunidades, de secretos por descubrir para cualquier visitante ávido de experiencias distintas.

La de la Llosa es una playa interesante por lo poco que tiene que ver con la mayoría de las que se puede encontrar en el resto de la provincia. Totalmente natural, la ausencia de edificaciones permite a los usuarios sentir una conexión diferente con el mar Mediterráneo, más primigenio y exento de masificaciones, aunque su playa sí que está dotada de servicios, como una pasarela de madera que facilita y señaliza los accesos.

La naturaleza brinda otros enclaves dignos de mención, como es el caso de la marjal, una extensión de zona húmeda que reivindica la importancia de conservar parajes con características medioambientales que definen este territorio. Un paseo por la marjal de La Llosa permite conocer especies vegetales autóctonas y numerosas aves acuáticas propias de los humedales. Y como completo a esta visita, el manantial de Els Pouets, permite disfrutar de un entorno acondicionado en completo contacto con la naturaleza en plena huerta entre la Llosa y el municipio vecino de Xilxes; así como el paraje del Carcau y la fuente del mismo nombre. Muy vinculado con la tradición local –las familias acudían para abastecerse de sus aguas subterráneas– actualmente cuenta con instalaciones infantiles, paelleros y área de picnic. Pero si hay un lugar emblemático es el de la Font Redona, otro manantial de agua natural que era utilizada para regar la huerta.

Y en medio de este entorno tan apreciado por los residentes se encuentra el casco urbano, en el que destaca la iglesia parroquial de El Salvador, datada en el siglo XVII y un ejemplo arquitectónico que aúna gótico y barroco, y que puede ser visitada en horario de culto.

En definitiva, La Llosa constituye un rico catálogo de naturaleza y patrimonio.

¿Qué te apetece hacer?

Descubre nuestros destacados en alojamientos, gastronomía, deporte y cultura del municipio