Xàbia: Deleitate con el precioso trazado medieval de sus calles

booked.net
booked.net

El casco histórico conserva sus calles estrechas, fachadas blancas, portales arqueados, ventanales góticos y enrejados de forja que trasladan a otra época

Xàbia aglutina en su territorio algunas de las calas y playas más bonitas de todo el Mediterráneo. No en vano es uno de los destinos favoritos para disfrutar del sol y la playa de la provincia de Alicante. Sin embargo, la localidad ofrece más. Mucho más. El casco histórico y su patrimonio cultural son dos ejemplos de esta oferta complementaria y que hacen que el visitante retroceda a tiempos pasados.

El Casco Histórico de Xàbia conserva su peculiar trazado medieval caracterizado por calles estrechas, fachadas blancas, portales arqueados, ventanales góticos y enrejados de forja. Todo ello rematado por la característica «piedra tosca» de la zona que confiere al centro de este municipio un aspecto único e inolvidable donde poder visitar hitos arquitectónicos como la Iglesia de San Bartolomé, del siglo XIV al XVI, erigida como un bello ejemplo del gótico isabelino.

También en el casco histórico el visitante puede encontrar y deleitarse con dos bellos ejemplos de casas como son el Palau dels Sapena (XV) y la Casa dels Bolufer (XVIII –XIX). A cada lado de la Iglesia están el Mercado municipal de Abastos (1946) y el Ayuntamiento, una construcción del siglo XVIII y que fue reformado en el XX.

Desde el Ayuntamiento se puede llegar al Museo Arqueológico y Etnográfico Soler Blasco, que está ubicado en la Casa-Palacio de Antoni Banyuls, una construcción correspondiente al siglo XVII. Siguiendo por la calle mayor se puede apreciar la Casa de Tena (1867) actualmente Sala de Exposiciones CA Lambert y a pocos metros la Capella de Santa Anna.

Desde ahí nos dirigimos al Convento de las Agustinas. Otro de los hitos con los que el visitante se sorprenderá será con el Riurau dels Català d’Arnauda, la típica construcción rural de Xàbia que históricamente se ha utilizado para guardar la uva pasa, cuya industria generó una importante actividad económica en el municipio.

Desde Xàbia se puede realizar la denominada Ruta dels Riuraus y que permite conocer tanto sus riuraus como los de los municipios de su entorno. Este recorrido también ofrece la posibilidad de conocer todo lo relacionado con esta industria gracias a su contextualización histórica al conocer los utensilios que eran utilizados para trabajar con una uva pasa, el paisaje, la economía pasera, la arquitectura rural, la literatura, la música, la historia, la etnografía,… En Xàbia hay tres riuraus: El Gran Riurau dels Català d’Arnauda, Riurau de les Senioles y Riurau dels Benimeli.

Las Torres Vigía de Ambolo y Portitxol son ejemplos de la arquitectura militar y defensiva. Las Torres Vigía de Ambolo y Portitxol son ejemplos de la arquitectura militar y defensiva.

Una villa protegida por murallas

La Villa de Xàbia estuvo protegida y rodeada de murallas hasta 1874, año que marca el definitivo derribo de los muros defensivos que circunvalaban las actuales rondas. Muchos años antes, desde principios del siglo XIV, el primitivo núcleo urbano de Xàbia contaba con un cerramiento defensivo del cual apenas quedan evidencias.

Hoy pueden verse algunos restos de estas murallas como los aparecidos en la avenida Príncipe de Asturias, antigua ronda conocida como «muralla de arriba». Corresponden al muro y tres contrafuertes ataludados que formaban una especie de barbacana o antemuro. Este elemento defensivo fue construido a principios del siglo XIX, probablemente cuando se abrió el Portal Nou (18 de mayo de 1805), o tal vez como consecuencia de la guerra de Napoleón.

También tienen una finalidad defensiva las Torres Vigía de Ambolo y del Portitxol, datadas del siglo XVI y a las que es posible acercarse. Estas construcciones, como el resto de torres que pueden encontrarse a lo largo de la Comunidad Valenciana, tenían una función era vigilancia y defensa marítima frente a los ataques piráticos.

Forma parte de estas construcciones defensivas del litoral mediterráneo el Castell de la Granadella, cuyos restos conservados corresponden a una pequeña fortificación en forma de «herradura» y exterior forrado de tosca.

La fortaleza fue construida en 1739 sobre una torre anterior del siglo XV. A pocos metros de este edificio está en bastante buen estado de conservación un aljibe de planta rectangular, que abastecería de agua a la guarnición del Castell, de 3 hombres y 2 cañones de bronce. Fue destruido por las tropas inglesas durante la Guerra de la Independencia.

¿Qué te apetece hacer?

Descubre nuestros destacados en alojamientos, gastronomía, deporte y cultura del municipio