La calidad ondea en Castelló

La ciudad cuenta con más de 4 km de litoral formado por tres playas con señas de identidad propias y todos los servicios complementarios: el Pinar, el Gurugú y el Serradal

booked.net
booked.net

La ciudad cuenta con más de 4 km de litoral formado por tres playas con señas de identidad propias y todos los servicios complementarios: el Pinar, el Gurugú y el Serradal

El Pinar, el Gurugú y el Serradal son tres amplias playas con señas de identidad propias que se extienden a lo largo de los más de cuatro kilómetros de la costa de Castelló. Un patrimonio natural a la orilla del Mediterráneo que se consolidan como referente turístico por la calidad de sus servicios, instalaciones y medio ambiente, por su ubicación y cercanía con la ciudad, buena conexión con el transporte público, la excelente gastronomía y una atractiva oferta de actividades de ocio y culturales.

Cabe destacar que el Pinar y el Gurugú han renovado recientemente su bandera azul, un galardón reconocido internacionalmente que acredita la promoción de la sostenibilidad en el sector turístico a través de la educación y la protección ambiental. La primera de ellas arranca en el límite septentrional del Puerto de Castelló y en su primer tramo llega hasta el cruce del camino de la Plana. La zona ha sido objeto de un profundo proceso de remodelación que respeta su carácter de playa amplia, con grandes superficies a disposición de los ciudadanos y dando prioridad a los bañistas frente a los coches. Asimismo, se le ha dotado de más zonas verdes para el usuario de la playa.

Por su lado, el Gurugú, que abarca el tramo del litoral castellonense existente entre el cruce del Camino de la Plana (y desembocadura de la acequia de l’Obra) hasta la desembocadura del Río Seco, se caracteriza por ser una playa extensa. En cuanto a su equipamiento, destaca la ubicación de la sede marítima del Círculo Mercantil e Industrial.

Y el Serradal, entre la desembocadura del río Seco y el límite con el término municipal de Benicàssim, afronta su segundo verano con la declaración de microreserva de flora, reforzando así la protección del único sistema dunar natural de Castelló. Arropando las playas, se encuentra el Parque Litoral, distinguido de nuevo como Sendero Azul por recuperar espacios dunares y transformar la senda litoral en un valioso recurso.

Las playas de Castelló invitan a la desconexión, pero también al entretenimiento. Es por ello que el Ayuntamiento programa en la época estival actividades de yoga y tai-chi, talleres de recogida de residuos, cine de verano, conciertos, juegos y pruebas participativas de concienciación por el medio ambiente. Asimismo, en el litoral hay cabida para la aviación, astronomía y biología, que impregnan de conocimiento los alrededores de las playas, signo distintivo que dibuja un paisaje único. El aeroclub a espaldas de la playa Gurugú; el Planetario como una de las ofertas más interesantes de la playa del Pinar; y la zona de protección dunar que abraza la playa del Serradal, constatan el valor añadido del litoral de Castelló.

 

Parajes naturales 

La capital de la Plana es mucho más que sol y playa, ya que con parajes naturales inigualables, donde se aprecia la flora y fauna más características de los ecosistemas mediterráneos. Y ponen como ejemplo el entorno del Castell Vell, a los pies del Desierto de las Palmas, las islas Columbretes y sus fondos marinos, el Molí de la Font y la Marjaleria; y los parques como el Pinar, a pie de playa, o el Ribalta, en el entorno urbano.

Además, cuenta con infraestructuras que lo convierten en un turismo no masificado y sostenible; cómodo, con casi 100 kilómetros de carriles bici, Bicicas y una amplia red de transporte público; y social, con una amplia oferta para hacer turismo responsable. Características, todas ellas, que lo convierten en un destino familiar idóneo.

Amplio patrimonio histórico y cultural

La dimensión de Castelló como destino turístico ofrece a los visitantes un sinfín de atractivos. Junto a sus magníficas playas, la capital de la Plana merece ser visitada sin prisas, para pasear por sus calles y contemplar sus monumentos, su legado histórico y sus numerosos museos. La zona centro de la ciudad es la que concentra un mayor número de edificios históricos; las plazas Mayor, de la Pescadería y de Santa Clara, tienen a la vez que una permanente animación, el sabor emotivo del pasado. Las nuevas construcciones se sitúan en las zonas de expansión de la ciudad, como el Palacio de Congresos, dotando al entorno de un aspecto innovador y cosmopolita. Entre los monumentos más destacados sobresale el Fadrí, situado junto a la concatedral de Santa María. Se trata de una torre campanario exenta, de planta octogonal con una altura de 60 metros. Este símbolo de Castelló está catalogado como Bien de Interés Cultural, y figura inscrito en el patrimonio Nacional y en el patrimonio cultural de la Generalitat.

La concatedral de Santa María, que data del siglo XIII, el vistoso edificio del Ayuntamiento o el mercado central son otros de los alicientes que los turistas deben conocer en el corazón de Castelló. Capítulo aparte lo constituyen edificios tan emblemáticos como la ermita de la Magdalena, la Basílica del Lledó, el Casino Antiguo, Correos y Telégrafos, la Llotja del Cànem, el Palacio Episcopal, el teatro principal, la torre Alonso o la torre dels Alçaments.

Museos y centros culturales

Los amantes del arte y la cultura encontrarán en Castelló una ciudad con interesantes propuestas. La ciudad cuenta con opciones museísticas al más alto nivel con el Espai D’Art Contemporani, el Museo de Bellas Artes, el Museo de Historia Militar, el Museo del Mar, el Museo Etnológico, el Refugio Antiaéreo de la plaza Tetuán, el Aula-Museo Torre dels Alçaments o el Planetario, ubicado en el Grau.

Arte en la calle

La ciudad de Castelló cuenta en la actualidad con cerca de 200 obras de arte en la calle que, la convierten en un museo al aire libre de gran patrimonio cultural. Se puede disfrutar de un amplio catálogo de esculturas de temática variada: costumbristas, modernas y un sinfín de obras históricas. El Museo al Aire Libre comenzó en los años ochenta. Las fachadas de los edificios cobran vida con la pintura y se convierten en lienzos infinitos en el skyline de Castelló. La cerámica, uno de los motores económicos de nuestra provincia, queda reflejada también en la gran diversidad de uso de este material. Bancos, murales y fachadas son un claro ejemplo de ello. Actualmente, podemos referirnos a la capital de la Plana como una ciudad en crecimiento con una industria, comercio y turismo en alza. Construcciones como el Museo de Bellas Artes, el Auditorio o el Impiva son la mejor representación de la arquitectura del siglo XXI.

Visitas guiadas

Para incentivar el turismo y animar la agenda durante los meses estivales, el Ayuntamiento de Castellón ha establecido un completo programa de actividades para todas las edades e intereses. Al margen de las propuestas lúdico-deportivas que se realizan en las tres playas de la ciudad, el consistorio también ha organizado seis tipos diferentes de visitas guiadas y teatralizadas gratuitas. Las opciones para disfrutar del alma de la ciudad son: Esencia de Castelló, La cerámica en Castelló, Na Violant d’Hongria: la primera reina de Castelló, Castelló a la fresca: tres culturas, tres historias, Castell Vell y El Grau y la vida marinera. El aforo está limitado y para asistir es necesario reservar plaza.

 

Las inscripciones se pueden formalizar por correo electrónico (castellon@touristinfo.net), por teléfono (964 358 688) y de forma presencial en las oficinas de turismo, tanto en la central de la plaza de la Hierba (junto al Fadrí), como en los puntos de información turística que están ubicados en las playas. Además, todos los sábados de agosto, la explanada de la ermita de la Magdalena, con aforo limitado, acogerá el ciclo de conciertos Nits d’Estiu en la ermita de la Magdalena.

Más información sobre la capital de la Plana en www.castellonturismo.com.

¿Qué te apetece hacer?

Descubre nuestros destacados en alojamientos, gastronomía, deporte y cultura del municipio