Anna

booked.net
booked.net

Palacios, naturaleza y la Albufera para disfrutar del municipio

El nombre de Anna es sinónimo de nacimiento o fuente, de hecho, el sonido más típico del lugar es el susurro del agua que atraviesa un casco urbano salpicado de fuentes y lavaderos, emergiendo a cada paso y diseñando con su presencia constante parajes naturales de gran belleza. Aunque la esencia del pueblo de Anna es naturaleza, también ofrece al visitante un patrimonio arquitectónico de gran belleza, desde su Castillo-Palacio hasta sus edificios religiosos, pasando por su arqueología industrial y su arquitectura popular.

El origen de la villa se encuentra en la plaza de la Alameda, donde en el siglo XII el pueblo musulmán almohade levantó el Castillo-Palacio de los Condes de Cervellón, hoy catalogado como BIC. El edificio descubre la historia y el patrimonio de Anna, desde sus orígenes hasta la actualidad. El recorrido por sus antiguas caballerizas, la recreación del mundo decorativo musulmán en su patio y salas árabes, o el paseo por las estancias renacentista y barroca cautiva a cuantos lo visitan.

El lago de la Albufera está situado a un kilómetro de la villa de Anna. Rodeado de pinos y plataneros, de sus profundidades emergen múltiples manantiales, habitando en él carpas y barbos, mientras que en el centro de la laguna, donde emerge una isla, habitan garzas, patos y ocas. Se puede disfrutar de un paseo en barca o nadar en sus piscinas.

La Fuente de Marzo es un pequeño lago arropado por robustas rocas grisáceas, que el propio río ha configurado, donde se puede tomar el baño, practicar la pesca o simplemente disfrutar de un entorno apacible cargado de historia. El nacimiento de la Fuente Negra es un manantial que conforma un riachuelo de singular encanto, con su puente y balaustrada de madera, su antiquísimo lavadero y una frondosa vegetación.

¿Qué te apetece hacer?

Descubre nuestros destacados en alojamientos, gastronomía, deporte y cultura del municipio