Altea

La joya de la Costa Blanca

booked.net
booked.net

Sus más de 6 kilómetros de costa van alternando los acantilados con las zonas de baño de cantos rodados, playas y calas de aguas cristalinas en un entorno natural y único

Conocida como la Cúpula del Mediterráneo, Altea tiene un encanto especial. Este municipio costero se impone desde el exterior con el color blanco de su casco histórico, pero entre sus atractivos destaca sobre todola belleza de susplayas.

Sus más de 6 kilómetros de costa van alternando los acantilados con las zonas de baño de cantos rodados, Altea tiene playas para todos los gustos. Todas ellas con aguas cristalinas y tranquilas, en un entorno natural y servicios locales que las convierten en el destino de vacaciones perfecto para las familias.

Desde la punta del Mascarat, o Morro de Toix, hasta el espigón del puerto, Altea ofrece una amplia variedad de playas donde poder realizar todo tipo de actividades: nadar, bucear, pescar, navegar…

Junto al casco urbano tenemos la Playa de la Roda. Hacia el sur la playa de Cap Blanch, que se funde con la de Albir. Hacia el norte la Playa de Cap Negret, de gravilla, que acaba en una pequeña cala de piedra negra llamada Cala del Soio. Otra playa muy concurrida es la de L´Olla frente a una islita de mismo nombre.

Entre las ventajas que tienen este tipo de playas resalta que no suelen estar masificadas, lo que convierte a Altea en un destino preferido por las familias, ya que es posible realizar todo tipo de juegos en familia o con niños y la jornada resulta más tranquila.

Además, el municipio cuenta desde el año 2016 con la playa de perros de Mar y Montaña, lo que ha favorecido el turismo de personas amantes de sus mascotas y deseosas de pasar las vacaciones con ellas.

Playa de l’Espigó.

Playa de l’Espigó

Cerca del centro de la ciudad, la playa de l’Espigó es de fácil acceso a pie siguiendo el bulevar de la playa. Es una playa de guijarros de 700 metros de largo y 30 metros de ancho que tiende a estar bastante concurrida, sobre todo en verano, pero gracias a sus dimensiones hay espacio suficiente para todos.

Playa de l’Olla

A los pies de la casa señorial de Villa Gadea se encuentra la playa de l’Olla, perfecta para los visitantes que buscan un entorno más relajado, podría decirse que se trata de un paraíso kilométrico. Se encuentra ubicada entre dos puertos deportivos y desde allí se puede ver el Peñón de Ifach.

Playa de l’Olla.

Frente a ella emergen “L’Illeta”, a la que se puede acceder a nado y “L’Illot”. Es perfecta para desconectar, leer o realizar juegos con niños.

Playa de la Roda

Un poco más al sur, ondea la bandera azul de la playa urbana de La Roda. Esta playa cuenta con servicio de socorrismo, aseos y puestos de alquiler de sombrillas. Con una longitud de 1400 metros es uno de los tramos de playa más largos de Altea. Su céntrica ubicación, próxima al centro de la localidad, hace que sea fácilmente accesible.

La playa de La Roda está formada por guijarros, grava y arena. Atrae a aficionados al deporte, ya que es un buen lugar para practicar deportes náuticos como el windsurf, el kayak y el submarinismo entre otros, además de jugar al voleibol gracias a las redes de la playa.

Playa de Cap Blanch.

Playa de Cap Blanch

La playa más meridional de Altea, de guijarros y arena, la playa de Cap Blanch es un tramo semiurbano de fácil acceso que conecta las playas de Altea con las de la vecina L’Albir. Con bandera azul, Cap Blanch, ofrece unas vistas magníficas y hacen que valga la pena visitarla. Si miras a la izquierda podrás admirar el ajetreo del puerto de Altea y, a la derecha, te encontrarás con la hermosa Serra Gelada.

Cala de la Barra Grande.

Cala de la Barra Grande

Con aguas cristalinas y tranquilas, la hermosa Cala de la Barra Grande es el secreto mejor guardado de Altea. Se trata de una playa nudista de gravilla y rocas que tiene unos 50 metros de longitud por 7 metros de anchura, el lugar perfecto para desconectar y alejarse de las playas más concurridas del centro del municipio. No te olvides tu equipo de snorkel, ya que sus aguas cristalinas ofrecen una espectacular experiencia submarina de la vida marina y las formaciones rocosas.

El lugar perfecto para explorar la vida marina.

Cala del Soio

Con sus hermosas rocas, la Cala del Soio es una visita obligada. En las cercanías hay un pequeño puerto y un chiringuito, abierto todo el año, y también existe la posibilidad de alquilar tablas de paddle y kayaks. También es el lugar perfecto para explorar la vida marina.

Cap Negret.

Playa de Cap Negret

Esta playa semiurbana es generalmente más tranquila que las playas centrales de Altea. Está formada por grava fina y pequeños guijarros que hacen de Cap Negret una opción más cómoda que otras playas rocosas de Altea.

Todo tipo de deportes náuticos

Otro de los fuertes de Altea es que se pueden realizar todo tipo de deportes náuticos, además la localidad tiene tres puertos deportivos: El Club Náutico Campomanes, El Club Náutico de Altea y Porto Senso. Y también un puerto pesquero. Además, cualquier aficionado o curioso puede practicar en sus aguas todo tipo de deportes náuticos como el snorkel, submarinismo, vela, kayac…

¿Qué te apetece hacer?

Descubre nuestros destacados en alojamientos, gastronomía, deporte y cultura del municipio