Alborache

booked.net
booked.net

Tierra de molinos

Entre barrancos y torrentes yace el casco urbano de Alborache. Y, como no podía ser de otra manera, esa fuerza con que fluye el agua por sus tierras dio vida a este municipio de la Hoya. Los variados molinos que se construyeron desde el siglo XVIII hasta el XX han servido para fabricar harina, producir luz o canalizar el propio paso del agua. Ahora, con la desaparición de algunos de ellos, pero con la perviviencia de otros transformados en residencias o casas rurales, estos molinos son el eje de una ruta que atrae a miles de visitantes a Alborache cada año.

Situada sobre la cima de un pequeño cerro en la margen derecha del río Buñol, Alborache ofrece a los turistas, y también a sus vecinos, infinidad de posibilidades vinculadas a la naturaleza como son sus fuentes y manantiales o los hermosos parajes naturales del Parque San Jaime, el Lugar del Milagro, el Molino de la Luz o el Valle Feliz, entre otros.

Asimismo, son numerosos los senderos por los que se puede disfrutar en un tranquilo paseo del entorno natural del municipio, entre los que destaca la mencionada Ruta de los Molinos, que arranca del Charco Azul, un manantial de aguas cristalinas, y transcurre paralela al río mientras descubre esos antiguos molinos que se convirtieron en un símbolo del pueblo. Esta ruta es fácilmente transitable para todo tipo de personas a pie, en bicicleta o incluso a caballo, y viene acompañada de paneles informativos sobre el papel que tenía cada uno de los molinos que aparecen a su paso.

Además de naturaleza, Alborache cuentra con una tradición gastronómica propia del mediterráneo de interior, con platos como el arroz al horno, los gazpachos de pastor, la paella valenciana, el mojete, las carnes asadas a la brasa con ajoaceite y, por supuesto, los excelentes vinos de la tierra.

¿Qué te apetece hacer?

Descubre nuestros destacados en alojamientos, gastronomía, deporte y cultura del municipio