Agres y los pous de neu, una escapada rural al pasado

La ruta culmina en uno de los puntos más emblemáticos de la Sierra de Mariola

La localidad de Agres, ubicada en pleno corazón de la Sierra de Mariola, es conocida por la naturaleza que la rodea y las múltiples fuentes de agua de manantiales que alberga. Su emblemático casco antiguo posee unas privilegiadas vistas a la sierra, y desde allí se emprende una de las rutas más famosas del municipio, el itinerario dels pous de neu.

Hace cientos de años, Agres era conocida por mantener sus reservas de nieve y hielo durante todo el año, gracias a unas construcciones denominadas cavas y ubicadas en diversos puntos de la sierra.

Un viaje a antaño

La ruta de los pous de neu o las cavas de nieve destaca por la capacidad de retrospección que ofrece el trayecto. Se calcula que, distribuidas por la sierra hay un total de 21 cavas, que ayudan a viajar al pasado al contemplar la manera en la que antes vivía el ser humano y cómo se las ingeniaba para sobrevivir.

Los originarios de Agres utilizaban las cavas para almacenar el hielo y la nieve del inverno y comercializarla en verano a las localidades adyacentes al municipio.

La ruta se emprende con la mirada puesta en la Cava Gran, el pou de neu mejor conservado en la actualidad, datado entre los siglos XVII y XVIII.

No obstante, hasta llegar a la Cava Gran, el itinerario recorre otras cavas de nieves. La primera que se ve nada más emprender el trayecto es la particular Cava del Teix, difícil de localizar por la extensa vegetación que la rodea. Siguiendo la ruta se podrá contemplar la Cava de l’Habitació o la Cava del Buitre.

Una vez situados en el punto álgido del trayecto hay dos opciones, emprender la subida hacia la cima del Montcabrer o descender hacia el Santuario de la Virgen de Agres, que estuvo habitado por religiosos hasta el siglo XX.